El poder de mi ombligo. Mejorar la fuerza de  voluntad con YOGA

En estos días de lluvia, eclipse y luna nueva, en que parece que se resiste a llegar la primavera, estamos en una etapa de transición. A punto de dejar atrás los meses fríos, es un buen momento para revisar las metas y propósitos que nos fijamos al comienzo del año. Como casi siempre, en algún punto flaqueamos, y aunque nos pongamos alguna disculpa, lo que suele fallar es la disciplina y la voluntad. Practicar Yoga, además de ayudarnos a mantener un físico sano y en forma, refuerza nuestra fortaleza mental y voluntad, para enfocar nuestros objetivos y para sentirnos motivados en la vida.

“Nunca llegarás a saber quién eres, si no has desarrollado la disciplina para lograrlo”. Yogui Bhajan

La desmotivación, el desánimo, la insatisfacción, encontrar demasiados obstáculos o la apatía, provienen de fallarnos a nosotros mismos. Entonces nos sentimos sin rumbo, limitados, con poca capacidad de decisión o actuación, y dejamos el timón solo, manejados por las olas del tiempo, o nos quedamos estancados en cualquier dique.

Lo que nos da fuerza y entereza para afrontar la vida con todo lo que nos trae, o lo que nosotros mismos nos proponemos, es nuestra fuerza interior.

NavâsanaCon la práctica continuada de yoga, al tiempo que alcanzamos un estado de paz y bienestar, vamos moldeando y templando nuestra mente. Encontramos el brío para enfrentar la vida, y la determinación para orientarnos hacia nuestros proyectos.

Una buena práctica de yoga, enfocada con la intención de ejercitar la fuerza de voluntad, nos ayudará a conectar con nuestra fortaleza interior y poder personal. Para ello, trabajaremos el centro energético situado en el abdomen, a la altura del ombligo. Es el llamado por algunas filosofías y medicinas orientales, Manipura Chackra. Un centro de energía donde habita el Agni (fuego vital o fuego digestivo). Aquí residen nuestras líneas de poder personal, relacionadas directamente con nuestra fuerza interna, capacidad para automotivarnos y para materializar nuestros objetivos vitales.

Dhanurâsana

Para ejercitar la fuerza de voluntad con yoga, realizamos secuencias de posturas de equilibrio y sobre todo vigorizantes, donde se activa mucho la zona del abdomen, la circulación sanguínea y los procesos digestivos. A la vez que gana tono y firmeza la cintura abdominal, con todas las repercusiones beneficiosas que esto genera directamente sobre nuestra columna vertebral.

La activación de la circulación sanguínea nos permite centrar nuestro foco, ayuda a generar nuevas ideas, aumenta la capacidad de resolución de problemas, y todo lo relacionado con la conclusión de planes, creación de estrategias y con la determinación personal. De este modo, es nuestra mente la que domina al cuerpo y no al revés.  

NavâsanaPoco a poco nos hacemos más conscientes de lo que queremos y necesitamos, nos cargamos de energía para afrontar la vida con decisión y compromiso, crece nuestra confianza personal.

Confío en mí. Cualquier cosa que me proponga, en mí está conseguirlo. En este caso, en el poder de mi ombligo.

Sesión de Puertas Abiertas / 28 de febrero

 

Sesión de YOGA Puertas Abiertas
Te invitamos a una Sesión de Hatha YOGA donde conectar con tu energía vital, para dar la bienvenida al mes de marzo. Acoger un nuevo comienzo y proyectarnos hacia el futuro con el corazón abierto.

Una práctica dirigida a todos los niveles, que te ayudará a encontrar un espacio donde equilibrarte y renovarte. Desde la conciencia y el respeto hacia tu propio cuerpo, permitiendo que la serenidad que habita en tu interior  aflore, para llevar la calma a tu cuerpo y a tu mente.

Sábado 28 de febrero
12:00 h. – 13:30 h.

Centro ITHACA
Calle Hermosilla 126
Metro: O´donnell – Manuel Becerra

Plazas limitadas.
Necesario reservar, enviando un mail a:
info@yoguifeliz.com

Estamos hechos de estrellas

YoguiFeliz
Después del Big Bang, solo existían átomos simples de hidrógeno que dieron lugar a la primera generación de estrellas. En el interior de estas estrellas se formaron elementos más pesados, como carbono, oxígeno y nitrógeno, sustentadores del origen de la vida.
Algunas estrellas, como parte de su proceso de combustión, explotaron en supernovas desprendiendo por el espacio un huracán de polvo estelar. Compuesto por elementos pesados, este polvo estelar se consolidó para formar otras estrellas, otras galaxias y otros planetas como la Tierra. En la Tierra, a partir de la química del carbono originario de las estrellas, surge y se sustenta la vida.
Cada uno de los átomos de carbono que componen nuestro cuerpo se creó hace millones de años en el corazón de una estrella. Toda la materia que nos rodea, todo lo que conocemos, todos los seres que amamos, todos procedemos del mismo polvo de las estrellas.

“Cuando miro al cielo por la noche, me estremezco al pensar que somos parte de este Universo, que estamos en el Universo, y quizás más importante aún: que el Universo está en nosotros.
Muchos, al mirar las estrellas, se sienten diminutos porque el Universo es inmenso. Yo me siento enorme porque todos los átomos que me forman vinieron de esas estrellas.
Esta conexión es quizás la necesidad más primitiva del alma humana. Necesitamos sentirnos relevantes, necesitamos sentirnos partícipes de lo que ocurre a nuestro alrededor. Estamos conectados con el Universo. Por el simple hecho de estar vivos.” Neil deGrasse Tyson (Astrofísico y director del Planetario de Nueva York)

* La postura del dibujo es Urdhva Dhanurasana (el arco completo): Se trata de una extensión intensa que tonifica, fortalece y flexibiliza toda la columna vertebral. Fortalece brazos, piernas, muñecas y estira el psoas. Estimula la glándula tiroides y la pituitaria, encargada de regular el sistema endocrino. Expande el pecho y abre el centro emocional. Es una postura muy vigorizante y energizante.