Yoga y naturaleza

Yoguis en campos zamoranos

Posted on Actualizado enn

DSC_4098DSC_4096

 

 

 

 

 

La semana pasada, nos despedimos de agosto, con una sesión de Yoga en el campo. Nos acompañaron la puesta de sol por el oeste, la luna llena que asomaba por el este, la tierra sosteniéndonos, y el cielo brillando entre los huecos de las posturas.

Fue una tarde especial, en que acabamos plenos de energía y contentos. Hubo risas, respiración, conciencia, equilibrio, merienda, silencio, música, danza, y sobre todo encuentro.

DSC_4074Y es que no hay mejor lugar para sentirnos que la naturaleza. Tan solo hace falta respiración y consciencia para encontrarnos con nuestro maestro interior. Desde ese encuentro que sucede dentro, es sencillo fluirser y compartir con los demás.

Muy bonita la luz de las personas, jóvenes, adultos y niños, que vinieron. Para algunos era su primer acercamiento al Yoga, y fue una gozada ver cómo todos se abrían a la experiencia. Las caritas de concentración y curiosidad de los niños, las risas, la novedad y también el silencio. Y eso que el campo, sembrado de alfalfa, ¡no era el lugar más cómodo del mundo!

Comparto algunas fotos chulas que hizo Juanma para el recuerdo, gracias.
Namasté.

DSC_4158DSC_4100

 

 

 

 

 

 

DSC_4107

Campo
La tarde está muriendo
como un hogar humilde que se apaga.
Allá, sobre los montes,
quedan algunas brasas.
Y ese árbol roto en el camino blanco
hace llorar de lástima.
¡Dos ramas en el tronco herido, y una
hoja marchita y negra en cada rama!
¿Lloras?… entre los álamos de oro,
lejos, la sombra del amor te aguarda.

Antonio Machado (Campos de Castilla).